El Blog de Ricardo Peris

Trucos, ideas y mucho más

Cómo poner a punto tu piscina

20/05/2016 - 7:44

Lo primero que has de saber es que la preparación de la piscina varía en función de si has llevado a cabo el invernaje; es decir, si durante la época de otoño e invierno, has aplicado a tu piscina un tratamiento para mantenerla en las mejores condiciones.

Si lo has hecho, la puesta en marcha en verano te resultará más sencilla, menos laboriosa y mucho más económica.

El tratamiento incluye la aplicación de un producto para que el agua no se ensucie, la activación del filtro regularmente, y la protección de la superficie con una cubierta. De esta forma, no necesitarás cambiar el agua del vaso, algo absolutamente desaconsejable. Si has cumplido esta premisa, la puesta a punto de tu piscina te será muy fácil:

  1. Lo primero que debes hacer es retirar la cubierta de plástico que la ha protegido durante el invierno y limpiarla y dejarla secar antes de guardarla.

  2. Después, echa un vistazo al agua; si el nivel de agua de la piscina ha descendido, tendrás que volver a echar agua hasta el nivel apropiado. Si el nivel es excesivo, no pasa nada, nos será útil para las tareas de limpieza y puesta a punto de la piscina. En el caso de que esté limpia, bastará con que elimines las impurezas del fondo, de las paredes y de la superficie con barredores manuales, limpiafondos semiautomáticos o aspiradoras automáticas. Después, ajustarás el ph, entre 7,2 y 7,6, y realizarás una cloración de choque, con un tipo de cloro más fuerte del habitual, para desinfectar el agua.

Si, a pesar de haber aplicado a tu piscina un tratamiento durante el invierno, el agua está sucia, deberás limpiarla antes de ajustar el pH y de efectuar la cloración rápida o de choque. La recuperación del agua implica la revisión del sistema de filtración y el uso de floculante, sustancia química que ayuda a aglutinar las partículas sucias en el fondo del vaso o en el filtro para que, posteriormente, puedan ser retiradas mediante el limpiafondos o por aspiración. En caso de encontrarnos ramas, hojas u otros residuos de gran tamaño, los debemos apartar primero para evitar un atasco en las tuberías.

  1. La puesta a punto de tu piscina está casi completada: el último paso consiste en la comprobación del óptimo funcionamiento de los sumideros, los filtros, la bomba, las escalerillas, las duchas, etc. Por otro lado, conviene limpiar a conciencia todas las áreas adyacentes del vaso: la línea de borde de flotación, las paredes y los skimmer.

En el caso de que no hayas protegido la superficie con una cubierta de plástico durante el invierno y por ello el agua esté muy sucia, consulta un experto; este hará lo posible para, sin necesidad de cambiar el agua, devolver las condiciones de higiene y salubridad a tu piscina.

En caso de no haber realizado el invernaje, a la hora de iniciar la puesta a punto de nuestra piscina seguiremos estos pasos:

1. Vacía la piscina y limpia las paredes y el fondo con un producto desincrustante; pasa el cepillo por todas las paredes y áreas, deteniéndote en las esquinas, escaleras y otros rincones difíciles de alcanzar. Si la piscina es de gresite evita los limpiadores a presión porque podrían dañarlo. Si durante la limpieza observas rotos o fisuras en el material del vaso, no lo dejes pasar y aprovecha para hacer las pertinentes reparaciones.

2. Limpia en profundidad cada uno de los elementos de la depuradora: Los filtros, las boquillas impulsoras y los skimmers que recogen el agua para su filtrado.

  1. Antes de llenar tu piscina, asegúrate de verificar que tanto los sistemas de mantenimiento como el sistema de filtración de  agua y de circulación y aporte de la misma estén funcionando en correctas condiciones.

  2. Comienza luego el proceso de llenado y ve controlando muy de cerca los niveles apropiados de pH.

  3. Luego de llenarla, es el momento de aplicar el desinfectante para combatir las bacterias y después, un producto algicida y otro floculante.

Una vez completada la puesta a punto de la piscina, es importante que continúes con el control y análisis de todos los aspectos que contribuyen a mantenerla limpia y cristalina. El mejor momento del día para llevar a cabo los tratamientos químicos es al caer la tarde o durante la noche, siempre siguiendo las instrucciones de dosificación, forma de aplicación y recomendaciones de protección de cada producto.

La mayor parte de los productos podrás encontrarlos en Ricardo Peris.

A %d blogueros les gusta esto: